BiorresiduosCampañasCompostajeEntidades PúblicasNoticias GaliciaSensibilización

Bajo el lema “O marrón, o contedor que devolve vida”, educadores de Sogama impartieron sesiones formativas en distintos concellos

Un año más, Sogama participo activamente en la Semana Europea de la Prevención de Residuos, que en esta ocasión tiene lugar entre los días 18 y 26 de noviembre, y lo hizo con el objetivo de promover el buen uso del contenedor marrón en algunos de los ayuntamientos que entregarán su materia orgánica en la planta de biorresiduos de Vilanova de Arousa y también para seguir incidiendo en la correcta separación de residuos en origen a fin de propiciar su posterior reciclado.

Así, y bajo el lema “O marrón, o contedor que devolve vida”, educadores de Sogama impartieron sesiones formativas en distintos concellos, el objetivo de estas charlas es explicar al vecindario la razón de ser de este nuevo recipiente, qué residuos deben, y no deben, depositarse en el mismo, el necesario uso de bolsas compostables para introducir en este recipiente la materia orgánica, y el tratamiento que esta fracción recibirá en la planta de Vilanova de Arousa para ser convertida en compost, un abono natural con excelentes propiedades para el suelo.

Asimismo, las sesiones fueron aprovechadas para incidir en la necesaria aplicación, por parte de la ciudadanía, del principio europeo de las tres erres (Reducción, Reutilización y Reciclaje), también para recordar los materiales que deben introducirse en cada uno de los contenedores de recogida selectiva ubicados en las vías públicas y solventar las dudas que, al respecto, puedan presentar los asistentes, quienes, además, serán obsequiados con distinto merchandising corporativo, como es el caso de bolsas plegables y reutilizables para la compra, rollos de bolsas compostables o cubos marrones para el depósito de la materia orgánica.

La planta de Vilanova de Arousa, máxima eficiencia y respeto ambiental 

Cabe recordar que la planta de Vilanova, a la que se ha destinado una inversión de 15,83 M€,  tiene capacidad para tratar 15.000 toneladas anuales de materia orgánica y 7.000 toneladas de material estructurante (podas y restos de madera), estimando una producción anual de 6.000 toneladas de compost de alta calidad, que será utilizado en el sector de la agricultura y la jardinería, en sustitución de los fertilizantes artificiales.

La instalación integra las distintas fases del proceso de compostaje de los residuos orgánicos: desde el pretratamiento y la fermentación, hasta la maduración y el almacenamiento, así como los correspondientes tratamientos de aire y de aguas, haciendo uso en todo momento de las últimas tecnologías disponibles, tanto de procesado como de control de olores y ruido.

Cabe destacar la reutilización de agua de pluviales para riego y baldeos, y la reutilización de los lixiviados generados en fases siguientes del proceso, lo que evidencia la minimización del impacto ambiental de la planta y su contribución a la reducción de la huella hídrica. Por su parte, a través de los biofiltros se evitan los olores en las inmediaciones, manteniendo el máximo compromiso con el entorno.

Además, una parte de la misma es autosuficiente desde el punto de vista energético al disponer de paneles solares fotovoltaicos, contribuyendo de esta forma a la descarbonización y a la lucha contra el cambio climático mediante el impulso de las energías renovables.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad