Gestión del aguaNoticias Europa

El agua potable será más segura gracias a las nuevas normas de higiene a escala de la UE para los materiales y productos en contacto con el agua

La Comisión ha adoptado hoy nuevas normas mínimas de higiene para los materiales y productos que entran en contacto con el agua potable. Se aplicarán a partir del 31 de diciembre de 2026 a los materiales y productos utilizados en nuevas instalaciones, o cuando se renueven o reparan instalaciones antiguas. Estas normas evitarán el crecimiento microbiano y reducirán el riesgo de lixiviación de sustancias nocivas en el agua potable.

Las nuevas normas se aplicarán a los materiales y productos destinados a ser utilizados en nuevas instalaciones para la extracción, tratamiento, almacenamiento o distribución de agua, o para trabajos de reparación, como, por ejemplo, tuberías de suministro, válvulas, bombas, contadores de agua, accesorios y grifos. Esto hará que el agua sea más segura para beber reducirá la carga administrativa para las empresas que producen los materiales y productos pertinentes, así como para las autoridades nacionales.

Hasta ahora, ha habido poca armonización en toda la UE, y los productores estaban obligados a solicitar autorizaciones diferentes en cada Estado miembro en el que deseaban vender sus productos. Las nuevas normas también simplificarán los trabajos de aprobación llevados a cabo anteriormente por cada autoridad nacional.

Los materiales y productos que cumplan las nuevas normas de la UE recibirán una declaración UE de conformidad y un marcado UE específico. Por lo tanto, el producto puede venderse en toda la UE sin restricciones relacionadas con posibles problemas de salud pública o medio ambiente.

Antecedentes

La Directiva sobre el agua potable se revisó en 2020 y en enero de 2021 entraron en vigor nuevas normas en toda la UE. La Directiva revisada garantiza un acceso más seguro al agua para todos los europeos y garantiza las normas más estrictas del mundo para el agua potable, en consonancia con el objetivo de contaminación cero anunciado en el Pacto Verde Europeo. Las nuevas normas también responden a la primera iniciativa ciudadana europea de éxito, «Right2Water», que reunió 1.6 millones de firmas en apoyo de la mejora del acceso al agua potable para todos los europeos.

La Directiva tiene por objeto proteger la salud de los ciudadanos de la UE mediante el establecimiento de normas de calidad estrictas. Los Estados miembros tenían que transponer esta Directiva a sus legislaciones nacionales a más tardar el 12 de enero de 2023. Pero, a día de hoy, seis Estados miembros aún no lo han hecho. La Comisión está colaborando estrechamente con estos Estados miembros para garantizar que las normas se reflejen correctamente en las legislaciones nacionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad