Finaliza la segunda fase del proyecto europeo BioGov para la protección de la biodiversidad

La Xunta finaliza la segunda fase del proyecto europeo BioGov para la protección de la biodiversidad, en el que escogió Os Ancares como zona piloto
Galicia es una de las ocho regiones europeas que participa desde 2018 en esta iniciativa colaborativa con el fin de mejorar la conservación de los valores naturales y paisajísticos
Entre las acciones promovidas hace falta subrayar la celebración de talleres entre agentes del sector primario, entidades ecologistas, científicas y culturales, vecinos y representantes de las administraciones de la comarca para fijar alianzas con un fin común

La Xunta está a punto de completar su participación en la segunda fase del proyecto BioGov (Celebrando la gobernanza de la biodiversidad), impulsado en el año 2018 al amparo del programa Interrreg Europe y que tiene como objetivo ayudar a las regiones participantes a optimizar la eficacia de los fondos del programa operativo Feder destinados a la mejora de las infraestructuras verdes y de la biodiversidad a través del intercambio de experiencias, información y conocimientos.

En el caso gallego, el Instituto de Estudios del Territorio dirigió los trabajos, que en los últimos cuatro años se centraron en la protección y restauración de los valores naturales de la zona de Os Ancares —incluida dentro de la gran área paisajística de las Sierras Orientales—, y concretamente, en el ayuntamiento de Cervantes, elegido por la Xunta como municipio piloto para llevar a cabo esta iniciativa teniendo en cuenta sus singularidades, ya que más del 90% de su superficie está en Red Natura 2000 y tiene un marcado carácter agroganadero.

Además de Galicia, los otros socios europeos de este proyecto colaborativo son: Países Bajos (provincia de Fryslân); Bélgica (Agencia de Tierras Flamencas); Polonia (Región Lodzkie); Rumanía (Agencia para la protección ambiental de Mures y la Fundación ADEPT de Transilvania); Bulgaria (Asociación de gestión búlgara); Eslovenia (Instituto Forestal Esloveno); y Suecia (Junta administrativa comarcal de*Västra Götaland).

El proyecto está estructurado en dos fases: una primera, los dos primeros años, durante la que se diseñó un plan de acción, a desarrollar durante los dos siguientes. La finalidad de este plan fue a probar iniciativas que puedan disminuir la pérdida de biodiversidad en Galicia desde la perspectiva de la Estrategia Europea de las Infraestructuras Verdes.

Toda vez que el concepto de gobernanza participativa que promueve BioGov se basa en la cooperación entre los agentes que actúan y conviven en el territorio desde cualquier punto de vista, se organizaron en Os Ancares talleres con la participación de propietarios de tierras, agricultores, ganaderos o silvicultores; organizaciones ecologistas y de custodia del territorio; asociaciones culturales y científicas; representantes de las administraciones locales y autonómica; consumidores y emprendedores que fueron quien de trabajar conjuntamente para conseguir un fin común, estableciendo alianzas y acuerdos.

Asimismo, en el marco del Plan de acción diseñado con el objetivo de disminuir la pérdida de biodiversidad, se elaboró material didáctico para sensibilizar a los jóvenes sobre los beneficios que la naturaleza aporta al conjunto de la sociedad y al individuo.

Se trató de recoger las buenas prácticas y la sabiduría de los agricultores y ganaderos, que son quien de promover estos valores y beneficios a través de entrevistas, constituyendo la base de una herramienta que emplearán los profesores en los centros de enseñanza de la zona en el marco del Plan Proyecta de la Consellería de Cultura, Educación y Universidad.

En definitiva, se puso en valor la labor del sector primario en la conservación de los valores naturales y paisajísticos del territorio demostrando la sostenibilidad de sus prácticas en un contexto internacional de cambio climático y con el fin de acercar esta experiencia a la sociedad y en particular a los actores futuros representados por la comunidad educativa.

Aprendizaje interregional y posible nuevo proyecto

A la hora de definir los respectivos planes de acción de las ocho regiones participantes, fue esencial la programación de una serie de seminarios y acciones de intercambio de experiencias entre los socios, así como la implicación de los actores territoriales gallegos. Este aprendizaje interregional sirvió también para conocer las mejores prácticas que se están llevando a cabo en cada país con el fin de evaluar su posible aplicación en otras zonas.

En este sentido, la intención de la Xunta y del resto de socios de BioGov es seguir colaborando en otros aspectos de interés común, para lo cual presentarán una nueva candidatura a la próxima convocatoria del Interreg. En caso de que este nuevo proyecto resulte elegido y reciba financiación europea, la propuesta unánime de las regiones participantes es que Galicia asuma el liderazgo y la coordinación de la iniciativa durante los próximos años.

Fuente: Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad