Noticias Europa

La Eurocámara respalda los planes para impulsar el uso de energías renovables

La actualización de la Directiva sobre fuentes de energía renovables, ya acordada entre los eurodiputados y el Consejo, eleva la cuota de energías renovables en el consumo final de energía de la UE al 42,5% para 2030, aunque los Estados miembros deben esforzarse por alcanzar el 45%.

La legislación también acelerará los procedimientos para conceder permisos para nuevas centrales de energía renovable, como paneles solares o aerogeneradores, o para adaptar las existentes. Las autoridades nacionales no deben tardar más de doce meses en aprobar nuevas instalaciones de energía renovable si están situadas en unas «zonas propicias para las renovables». Fuera de estas zonas, el proceso no debe rebasar los veinticuatro meses.

En el sector del transporte, la implantación de las energías renovables debe reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector un 14,5% de aquí a 2030, utilizando más biocombustibles avanzados y una cuota más ambiciosa de combustibles renovables de origen no biológico (como el hidrógeno).

Los eurodiputados también se aseguraron de que los Estados miembros fijen un objetivo indicativo para las tecnologías innovadoras de energías renovables de al menos el 5% de la nueva capacidad instalada de energías renovables, así como un marco vinculante para los proyectos transfronterizos en materia de energía. Defendieron unos criterios más estrictos sobre el uso de biomasa para garantizar que la UE no subvencione prácticas no sostenibles. El aprovechamiento de biomasa debe realizarse de manera que se evite un efecto negativo sobre la calidad del suelo y la biodiversidad.

Declaraciones

El ponente Markus Pieper (PPE, Alemania) declaró: «Elevamos nuestros objetivos de uso de renovables como parte de nuestra estrategia por lograr más independencia energética y reducción de CO2. Esta directiva es la prueba de que Bruselas es capaz de no enrededarse en la burocracia y actuar con pragmatismo. Hemos designado las renovables como interés público superior, para optimizar los procedimientos de aprobación. Ponemos el énfasis en la energía eólica, la fotovoltaica, la energía hidráulica, la geotérmica y el flujo de mareas. La biomasa procedente de madera seguirá siendo considerada energía renovable. En línea con el principio de «silencio administrativo positivo», las inversiones se darán por aprobadas en ausencia de respuesta de la administración. Ahora urge diseñar un mercado eléctrico adecuado y cambiar de inmediato al hidrógeno para una transición todavía más verde»

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad