CompostajeEconomía CircularEntidades Públicas

La futura planta de transferencia de Arbo traerá consigo importantes beneficios para la localidad

Se ubicará en el parque empresarial del municipio y, además de transferir la bolsa negra y amarilla, estará preparada para trasvasar la materia orgánica que se recogerá de forma selectiva a través del denominado quinto contenedor, de color marrón.
Al disponer Arbo de su propia planta de transferencia, los camiones de recogida municipal no tendrán que desplazarse a la planta de A Cañiza para depositar sus residuos, circunstancia que contribuirá a disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera, con el consiguiente ahorro de costes.
Asimismo, la instalación reportará a las arcas locales ingresos derivados de la licencia de obra e IBI, entre otras contraprestaciones, con la particularidad de que será un atractivo para otras industrias que, sin duda, contribuirán a la creación de empleo y a la generación de riqueza.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda anunció recientemente que Sogama comprará a Xestur cuatro parcelas en el polígono industrial de Arbo, con una superficie total de 4.420 m2, en las que se ubicará la futura planta de transferencia de esta localidad pontevedresa. Se trata de un emplazamiento estratégico por el acceso a los distintos servicios que ofrece un parque empresarial (agua, energia, internet, etc).

Esta instalación se suma a las 36 que conforman la red de plantas de estas características estratégicamente distribuídas por el conjunto del territorio gallego para dar servicio a la mayor parte de los municipios gallegos, siendo un soporte logístico de primera magnitud con el que propiciar una gestión más sostenible de los residuos urbanos.

Inicialmente, la previsión de Sogama era ampliar y modernizar la planta de transferencia de A Cañiza, pero, debido a la falta de suelo industrial, se optó por Arbo como mejor emplazamiento.

Además de transferir en esta instalación la bolsa negra (residuo genérico procedente del contenedor verde convencional) y la bolsa amarilla (envases de plástico, latas y briks depositados por la ciudadanía en el contenedor amarillo), dispondrá de una segunda tolva para la materia orgánica recogida de forma selectiva a través del denominado quinto contenedor, de color marrón.

En este sentido, es preciso recordar que los ayuntamientos disponen de plazo hasta el 31 de diciembre de 2023 para implantar la recogida segregada de los residuos orgánicos y convertirlos en compost, un abono natural de alta calidad que se utiliza en la agricultura y jardinería, en sustitución de los fertilizantes artificiales.

La única operación que se lleva a cabo en las plantas de transferencia es el trasvase diario de los residuos recogidos separadamente por parte de los servicios municipales a contenedores de gran capacidad, aptos para ser transportados, en las mejores condiciones, al Complejo Medioambiental de Sogama en Cerceda. Y es en esta gran infraestructura donde los materiales de la bolsa amarilla y negra se clasifican por tipologías para su posterior envío a los centros recicladores, sometiendo a valorización energética la parte no reciclable.

Por tanto, en las plantas de transferencia no hay manipulación, ni almacenamiento ni tratamento de residuos, sino únicamente un trasvase diario de los mismos para facilitar su traslado a Cerceda.

A pesar de que la operativa es sencilla, estas instalaciones cumplen con todos los requisitos medioambientales y de seguridad.

VENTAJAS

Disponer de una infraestructura de estas características en el parque empresarial de Arbo traerá consigo importantes beneficios ambientales, económicos y sociales para el propio concello y sus vecinos. La razón es que los camiones de recogida municipal no tendrán que desplazarse a la planta de A Cañiza para depositar sus residuos, circunstancia que contribuirá a disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera, con el consiguiente ahorro de costes. Y esto regirá para tres de las principales fracciones segregadas por los ciudadanos en origen (bolsa negra, bolsa amarilla y, próximamente, la materia orgánica).

Asimismo, la instalación reportará a las arcas locales ingresos derivados de la licencia de obra e IBI, entre otras contraprestaciones, con la particularidad de que será un atractivo para otras industrias que, sin duda, contribuirán a la creación de empleo y a la generación de riqueza.

A día de hoy, muchos ayuntamientos están solicitando a Sogama una planta de transferencia por las ventajas que reporta. La de Arbo únicamente dará servicio a cuatro ayuntamientos: Arbo, Covelo, Crecente y A Cañiza.

Fuente: SOGAMA

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad